La lluvia ahoga la simiente del campo

Campos de alubias anegados por las lluvias. - RAMIRO

La legumbre se lleva la peor parte por el exceso de precipitaciones, con fincas pendientes de plantar y otras que precisarán resiembra agotada la simiente de pinta americana, también la remolacha precisará tratamientos, para ver lo que se pueda recuperar en las fincas afectadas. 

Parcelas sin sembrar y fincas en las que se ha perdido la simiente y que tendrán que replantarse es el balance más negativo de una primavera en la que tormentas y lluvias se han sucedido. Aunque el maíz y la remolacha también registran daños, en estos cultivos se ven afectados «rodales o partes bajas de las fincas», mientras que en el caso de la judía los daños afectan a parcelas «enteras», señaló el presidente de Ucale-Coag y de la IGP Alubia de La Bañeza-León, Apolinar Castellanos, que estima en un 25% las parcelas en las que las lluvias han impedido la siembra y apunta que en algunos municipios tendrán que voltearse el 80% de las fincas plantadas.

Los alubieros leoneses han declarado en las solicitudes de la PAC 4.264 hectáreas de judía seca, un 14,75% menos que el año pasado, cuando se destinaron al cultivo 4.893 hectáreas.

En la peor situación se encuentra toda la alubia sembrada en la semana del 21 al 25 de mayo, especialmente en las zonas de Urdiales, Bustillo y San Pedro Bercianos, en el Páramo. No han sufrido tanto el pérdida de simiente en Santa María, Zuares del Páramo, Villamañán y Pobladura de Pelayo García. La explicación está en las fechas en las que se realizó la siembra, con los ciclos largos menos afectados, por haberse sembrado antes.

Castellanos confirmó que no queda semilla de pinta americana, aunque sí de otras variedades, como riñón, cara de la Virgen o blanca larga. Sin embargo es la pinta y otras de ciclo corto la que demandan ahora los agricultores, con el fin de asegurar la producción, tanto por las fechas en las que se realizarán la primera o nueva sementera en muchas parcelas, como por la posibilidad de que un otoño lluvioso arruine la cosecha.

Castellanos añadió que gran parte de la superficie de alubia estaba asegurada. Agroseguro «se hace cargo de los gastos que haya tenido el agricultor hasta ahora si levanta el cultivo, pero obliga a suscribir una nueva póliza para asegurar la resiembra, con los gastos que conlleva».

Por otra parte, apuntó que la imposibilidad de trabajar en las fincas por el exceso de agua ha impedido aplicar los tratamientos fitosanitarios en los diferentes cultivos, lo que permite el crecimiento de las malas hierbas, en detrimento de los cultivos.

Los cereales

Por otra parte, el exceso de humedad y el retraso en el desarrollo de los cereales por el largo invierno probablemente obligue a tratar las fincas de regadío de nuevo para que culminen su ciclo productivo sanos. En el secano ya se han producido problemas de hongos, especialmente de septoria, y se ha detectado Fusarium en la espiga. Empieza a verse, además, roya. Sin embargo, será necesario esperar a que se sequen las tierras para ver la magnitud de los daños.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec