Un fallo eléctrico desata un incendio que destruye tres viviendas y daña una cuarta

incendio polantera

Un voraz incendio sobresaltó la tranquilidad del sábado en San Cristóbal de la Polantera, una localidad de la comarca de La Bañeza, donde ayer las llamas se llevaron por delante tres céntricas viviendas y dañaron una cuarta.

Al parecer, el fuego se originó a primera hora de la mañana y las hipótesis iniciales apuntan a que la causa más probable fue una sobrecarga eléctrica, que ha dejado un balance nefasto, aunque la Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

Los vecinos de la calle La Gallega, donde se ubican los inmuebles calcinados, vivieron momentos de angustia y miedo ante las llamas y la incertidumbre de ver cómo los cascotes que caían impactaban contra sus fachadas. No obstante, de inicio fue fundamental la rápida actuación de los lugareños, que dieron la voz de alarma e intentaron atajar las llamas hasta que llegaron los Bomberos de León, poco antes de las nueve, para sofocar el incendio.

«Los profesionales actuaron muy rápido, hay que destacar su labor», explicó ayer el alcalde, Francisco Manuel Ramos, quien mostró su agradecimiento, también, a la junta vecinal que proporcionó sus mangueras, agua y una bomba, y a los voluntarios de La Bañeza, que sobre las 11.00 fueron requeridos para suministrar agua a los profesionales de León.

El fuego se originó en una vivienda habitada, aunque en el momento en el que comenzaron las llamas los moradores no estaban dentro. De ahí saltó a las viviendas colindantes y dañó una cuarta, precisamente, la que cierra la calle.

La gravedad del incendio congregó a los vecinos en la zona del siniestro, que fue acordonada por la Guardia Civil para evitar peligros y recabar pruebas. Las llamas obligaron a los Bomberos de León a actuar durante más de cuatro horas en una primera intervención. Sin embargo, la voracidad de las llamas ocasionó que los profesionales tuvieran que acudir en una segunda ocasión al pueblo, ya sobre las 16.30 horas, porque el incendio se había reavivado en una de las zonas más afectadas.

La angustia era patente en el rostro de las vecinas y vecinos del pueblo, mientras observaban la labor de los bomberos y de la Guardia Civil. «Las llamas eran horribles y el ruido aterrador», comentó una mujer, mientras charlaba con otras vecinas a la espera de poder entrar de nuevo a la calle. Las tres casas han quedado totalmente destruidas y las personas que vivían en el inmueble donde comenzó el incendio lo han perdido todo, como comentaron, expectantes de qué pasará ahora. «Dentro se ha quedado hasta un cachorrín de perro que teníamos», se lamentó el dueño. El balance se salda con multitud de pérdidas materiales, pero no hubo que lamentar daños personales.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec