La Cabrera continúa con dificultades para el ganado tras el fuego y sin hectáreas para cobrar la PAC

Resultado de imagen de la cabrera incendio pastos

La comarca de La Cabrera se siente "engañada" porque las prometidas soluciones a la carta "no llegan" y no hay terreno para computar, una comarca que vivia en su mayoría de la tierra y que se ha quedado sin sustento. 

Casi ocho meses después de que el fuego dejara en La Cabrera una herida devastadora, la comarca sigue con muchos problemas para levantar cabeza. Más aún porque la ganadería, uno de sus principales motores económicos, no encuentra solución a la hecatombe que ha supuesto que 10.000 hectáreas, muchas de las cuales dedicadas a esta actividad, quedaran completamente calcinadas. 

Los meses han pasado, y aunque el verdor muy incipiente comienza a aflorar entre la negrura, la realidad es que el futuro no apunta muy esperanzador. Los ganaderos de la comarca, a quienes el siniestro les ha dejado en una situación muy complicada, se han topado ahora con la imposibilidad de cobrar la PAC porque "no hay levantamiento de pastos", explica uno de los afectados, lo que "hace imposible poder computar las hectáreas".

El panorama preocupa y mucho. Porque, por el momento, hay varios ganaderos que no recibirán ni un solo euro de subvención este año y otros que solo podrán cobrar una parte muy reducida, si en su caso, o en el monte en que pastaban, quedaron hectáreas sin quemar.

El origen de esta problemática está en la prohibición de los aprovechamientos de los montes tras la declaración de un incendio forestal. De hecho, tampoco la caza ha podido salir a subasta lo que ha dejado a varias juntas vecinales sin ingresos este año. Los ganaderos también denuncian que se sientes "engañados y abandonados". Las prometidas soluciones a la carta, que anunció la consejería de Fomento, "no llegan", dicen, pero "el ganado tiene que seguir comiendo".

Los afectados explican que la primavera "tampoco se presenta muy halagüeña», y subrayan que «hay casos en lo que hubo que malvender las vacas tras el incendio y ahora las que quedaron se mueren". La solución no se antoja sencilla, aunque proponen que se levanten las prohibiciones o se incentive el traslado de la actividad a otros montes con alguna contraprestación.

"Nos quitan el pan", explican, sin saber si de aquí a que termine el plazo de presentación de solicitudes para la PAC, el próximo 30 de abril, se abrirá alguna solución. Lo cierto, es que el sector ya es escéptico. "Son muchas las promesas que no se han cumplido tras el incendio", dicen, denunciando que "el dinero se lo llevan las empresas públicas sin beneficiar al mundo rural".

La herida sigue abierta en La Cabrera. Los ganaderos se sienten impotentes porque desconocen cómo acabarán la temporada, además de incidir en que el pasto de los animales "es una manera natural de limpiar el monte y prevenirlo de futuros incendios". El fuego, que el pasado verano se llevó por delante más de 9.800 hectáreas, fue el más devastador de todo el panorama nacional. Unas llamas que ahora están calcinando las esperanzas del sector ganadero.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec