El satélite Deimos muestra que el área quemada en La Cabrera afecta a 10.022 hectáreas

A falta de una versión oficial de la Junta de Castilla y León del área calcinada en el incendio de La Cabrera el pasado lunes 21 de agosto, las primeras imágenes del satélite Deimos evidencian que este incendio superó finalmente las 10.000 hectáreas (10.022 exactamente).

Excluidas mínimas zonas interiores que se salvaron de las llamas, principalmente las concernientes a las poblaciones habitadas, en las que se focalizaron las labores de extinción. El municipio más afectado por el que ya se considera como el incendio forestal más grave del año en España, es Encinedo, que ha perdido 6.731 hectáreas, el 34,47% de su superficie. Le sigue Truchas con 3.045 hectáreas afectadas, el 10,09% del total, y Castrillo de Cabrera, con 245 hectáreas, un 2,11% de su territorio.

El de La Cabrera sería el incendio más importante de todo el verano, con una superficie de 10.022 hectáreas afectadas con un perímetro final que llegaría hasta los 110 kilómetros de perímeto. 

El cálculo ha tenido como base hasta tres satélites diferentes sobre los que se ha trabajado en la perimetración final. Las imágenes de éstos -con especial relevancia de Deimos- permite un cálculo casi exacto en la perimetración.

Por su parte la Junta de Castilla y León está aún pendiente de cerrar el informe final que determine la cifra oficial de superficie afectada.

Consecuencias tras el incendio

El incendio quedó extinguido el pasado domingo, después de las lluvias torrenciales caídas en la zona, lo que ha propiciado auténticas riadas de ceniza y lodo que han desembocado en los ríos Cabrera, en la cuenca del Duero, y Éria, en el Miño-Sil. Según el informe de @eforestal, son 18 los municipios que se pueden ver afectados por la escorrentía de sólidos debido al incendio, diez en la provincia de León y otros ocho en Zamora. Los de León son Alija del Infantado, Benuza, Castrillo de Cabrera, Castrocalbón, Castrocontrigo, Encinedo, Puente de Domingo Flórez, Quintana y Congosto, San Esteban de Nogales y Truchas. En Zamora, los municipios afectados serían Alcubilla de Nogales, Arrabalde, Coomonte, Manganeses de la Polvorosa, Morales de Rey, Muelas de los Caballeros, Santa María de la Vega y Villaferrueña.

Según CHD, desde la comisaría de Aguas, y tras haber inspeccionado la zona, «no se aprecia de momento mortandad significativa de peces» y explican que «las cenizas, al carecer de materia orgánica, no consumen el oxígeno del agua, de manera que no son un elemento especialmente nocivo para los peces.

Fuentes de CHD asegura que la virulencia de las tormentas del domingo y del lunes, tras el incendio, han provocado el arrastre de la ceniza por la escorrentía hacía ríos y arroyos, y ahora se seguirán evaluando los efectos» y admite que «el mayor problema está en que ese agua tan turbia y con impurezas no permite ser tratada para hacerse potable».

Desde el martes, los municipios de Encinedo y Truchas han cortado el suministro de agua potable y es la Diputación de León la que está llevando cinco mil litros de agua embotellada a los habitantes para su consumo humano.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec