El valle del Eria exige regular el río para evitar la sequía de todos los años

Aspecto que mostraba ayer el río Eria a su paso por Nogarejas. A.C. - El cauce se entierra en Nogarejas todos los veranos y vuelve a brotar ya en Zamora.

Para parte del valle del Eria, la sequía de este año es lo habitual cuando el verano llega a su ecuador. El curso de agua, que nace en Truchas, desaparece al llegar a Nogarejas, en el municipio vecino de Castrocontrigo, convirtiéndose en seco pedregal en unos tramos, en pequeño arroyo en otros o en poza aislada para algún chapuzón esporádico en algún punto.La situación contrasta con las riadas que, con cierta periodicidad, sufre la zona en tiempo de lluvias, causando estragos en los pueblos. Y es en el contexto de la sequía de este año cuando a la Valdería regresa la petición de que se regule el río, como se ha contemplado en multitud de ocasiones, tanto en la pasada centuria como en el nuevo siglo.

La falta de agua no impide sin embargo la existencia de una vega fértil, aunque muy escasa en superficie de cultivo, a la que este año llegó la prohibición de riego en la primera quincena de julio. Los alcaldes de Castrocontrigo y Castrocalbón y la única comunidad de regantes que existe en la parte leonesa del valle consiguieron que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) atendiera sus alegaciones y volviera a permitir el riego siempre que en Morla de la Valdería se registre el paso de 300 litros por segundo y en San Esteban de Nogales el caudal alcanzase los 100. Tener en cuenta el aforo en Morales del Rey (ya en Zamora), expusieron los ayuntamientos y los agricultores no tenía sentido, ya que es uno de los puntos en el que el Eria se comporta como los Ojos del Guadiana.

El presidente de la comunidad de regantes de San Félix, Calzada y Felechares, Andrés García Pérez, manifestó que tanto él como los alcaldes de Castrocalbón y Castrocontrigo, Luis Pérez Cenador y Olivio Campo, expusieron a la Comisaría de Aguas la CHD su reivindicación de que se regule el Eria. «El comisario de aguas, Ángel González, nos contestó que no entra en sus competencias», indicó Pérez García, que recuerda que este río «se lleva regulando desde hace 50 años que yo recuerde. Pero aquí nadie hace nada, unas veces porque no hay dinero y otras por los ecologistas. Pero lo cierto es que este río sólo tendrá caudal ecológico durante el verano si se regula».

El representante de los comuneros entiende que los problemas en la gestión del agua comienzan «cuando los que están sentados en los despachos no conocen la realidad». Y así se entiende que pidan el paso de caudal por puntos que no llevan agua en verano e incluso «que nos digan que cómo nos atrevemos a sembrar en una zona en la que el río se seca todos los años».

La provincia vive desde el otoño una fuerte sequía que en el Eria padecen todos los años: «A pesar de todo lo que llovió el año pasado, el cauce estaba seco en julio. Aquí tenemos sequía todos los años».

En términos similares se manifestaba el alcalde de Castrocontrigo, Olivio Campo (UPL), que utilizaba un simil para entender qué pasa con el Eria en verano: «se soterra bajo el lecho de cantos rodados; pasa por debajo». Razón por la que entiende que es precisa la regulación. «No sé si lo mejor es construir una presa o que se haga con tres balsas. Pero lo cierto es que nunca podrá mantenerse un caudal ecológico mientras no se haga». El regidor recordó que todos los años los agentes medioambientales «capturan las truchas para llevarlas río arriba» a medida que el cauce desaparece para evitar la muerte de estos peces.

Añadió que una normativa como la impuesta este año de turnos de riego «puede exigirse si se dan las condiciones para que se cumpla y esto pasa por regular el río», Medida que no cree «tan perjudicial» desde un punto de vista ambiental y resuelve «las crecidas y las avenidas, porque es raro el decenio en el que no se produce alguna inundación».

Campo se pregunta las razones para oponerse a regular el cauce, cuando «genera riqueza». Es una medida «a la que sólo le encuentro beneficios». En Castrocontrigo «riegan unas cuatro o cinco hectáreas y en Nogarejas sólo se dan cultivos de secano —es imposible la agricultura de regadío—. Pero de Pinilla de la Valdería hacia abajo es importante el regadío y si esta campaña logran salvar el 70% de la cosecha, mejor, porque con el cereal hemos perdido hasta la camisa».

En opinión su opinión «es necesario replantearse el tema de los pantanos», cuando está en juego «el medio de vida de las familias e incluso existen razones medioambientales, como el problema de las truchas, que encontrarían una solución.

 
Tags: ,

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec