Más de 1.000 metros de trazado romano al descubierto

Este sábado, la Asociación para la Defensa del Patrimonio Cultural de León Promonumenta ha colaborado por cuarta vez en una hacendera con la Asociación El Embrujo de la Valduerna, con objeto de poner al descubierto otro tramo de las calzadas Astorga-Zaragoza y Astorga Mérida, en su etapa inicial ambas recorren conjuntamente.

La importancia de estas calzadas en la red viaria de Hispania, aparte de por figurar en el Itinerario Antonino ("mapa de carreteras" del siglo III), quedó constatada al comprobarse por el arqueólogo de Promonumenta que su anchura en la zona de rodadura es de 7,5 metros y que su núcleo y demás capas bajo el pavimento están compuestos por secuencias de grandes cantos rodados, grava mezclada con tierra, arcilla compactada y, culminando en superficie, una capa de rodadura de guijarros, arena y tierra apisonada, si bien, por lo detectado en alguno de los tramos de hacenderas anteriores, pudiera haber existido también un enlosado de lajas pizarrosas. La calzada discurre elevada y está protegida mediante muros laterales cuya altura oscila entre 1,2 y 0,5 m, construidos con grandes piedras bien colocadas, lo cual evita que se desmorone y sea anegada al discurrir por estos terrenos fácilmente inundables. Dispone también de sendos zanjones de drenaje, uno a cada lado, y en el conjunto de los cuatro tramos desbrozados hasta el presente se han descubierto cinco alcantarillas con bóveda de medio cañón y un puente de cuatro vanos sobre el río Peces. La quinta de estas alcantarillas fue el hallazgo más importante del sábado y su arco tiene un diámetro de dos metros y medio.

Las asociaciones participantes, junto con Bedunia Flumina de La Bañeza, imposibilitada de acudir en esta ocasión, consideran que con esta cuarta hacendera se ha puesto fin a los trabajos de descubierta de la calzada que se conserva en los términos de Palacios de la Valduerna (400 m), Soto de la Vega (600 m, en Santa Colomba) y La Bañeza (150 m, en San Mamés). Desgraciadamente no es posible enlazar estos tres tramos por causa de labores agrícolas y, lo más desgraciado, la destrucción ocasionada por la autovía A-6, que, lejos de dejar que la calzada atravesara bajo un pequeñísimo viaducto, optó por llevársela por delante y, en otro alarde de insensibilidad, todavía excavó un zanjón de drenaje por el medio de la calzada.

En total se han abierto unos 1.150 metros, bien conservados, que merecen algunas reparaciones y una señalización adecuada para abrirlos al disfrute de los ciudadanos. En ello están los ayuntamientos de La Bañeza y Soto de la Vega, colaboradores en todo momento, incluso con sus propias manos, con las necesidades que las tres asociaciones tuvieron en el transcurso de las hacenderas. Desafortunadamente, no ocurre lo mismo con el de Palacios de la Valduerna, donde casi se centra la parte más valiosa, que, lejos de colaborar, ha puesto chinitas en el engranaje y, además, ni siquiera ha solicitado las ayudas para trabajos arqueológicos y restauración de bienes inmuebles patrimoniales puestas al alcance de los ayuntamientos por la Diputación Provincial.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec