El embrujo de la Valduerna consigue dar visibilidad a su puente romano

La imagen puede contener: exterior y naturalezaEl puente romano de Palacios de la Valduerna sobre el río Peces ha sido un gran desconocido para los palacenses y foráneos hasta que la Asociación El Embrujo de la Valduerna, con mucha voluntad y escasos medios lo limpió eliminando las zarzas y arbustos que lo mantenían oculto.

La asociación no solo ha sacado a la luz el puente de cuatro ojos, sino un tramo de unos doscientos metros de la calzada recuperando tres alcantarillas, conjunto que desde entonces empezó a ser visitado y sobre todo, conocido.

Los lodos acumulados durante décadas, tanto aguas arriba como aguas abajo, tenían semicegados dos de los cuatro ojos y uno prácticamente en desuso privándolo así no solo de su funcionalidad sino de poder ser apreciado en su belleza. El Embrujo de la Valduerna ha trabajado durante dos jornadas para eliminar los muchos metros cúbico de lodos acumulados, una vez que obtuvo la autorización de la confederación Hidrográfica del Duero.

Hoy el puente luce espledoroso y sólo está a la espera de la lluvia que sacie la sed del río Peces para que el conjunto exhiba orgulloso su historia de dos mil años sintiendo sobre sus cuatro arcos el paso de romanos, visigodos, ingleses y franceses. Desde el siglo XVIII hasta mediados del XX fue también camino de postas, carretil y carretera nacional, lo que hizo que fuera recrecido con materiales que nunca formaron parte de su construcción original.

Una joya arquitectónica

Palacios de la Valduerna presume hoy de esta joya arquitectónica que forma parte de una de las calzadas más conocidas de la historia y que se encuentra en la capital de la Valduerna con otros caminos que, aunque más recientes, han sido vías para el trasiego de personas, ganados y mercancías, y una auténtica arteria de intercambio cultural, como el Camino Gallego, el Cordel Maragato o el Camino de Santiago.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec