Los senderistas bañezanos hicieron una excursión entre libros

5º Foto de Grupo jpg

Los senderistas bañezanos este 23 de abril, día del libro, no pudieron encontrar un lugar más idoneo para realizar su excursión, “Villa de Libro”, Urueña, en la provincia de Valladolid espectacular pueblecito dentro de una fortificación extraordinariamente cuidada con 12 librerías existentes y repletas “como no” de libros. 

Y no fue fácil, la verdad es que en esta ocasión hubo que hacer juegos malabares con los horarios para poder ir a todos los lugares previstos y con el añadido de que el grupo, más numeroso de lo habitual, (setenta y una persona), tenía que viajar en dos autobuses, con lo cual la cosa no era fácil.

Pero, ahí está el trabajo bien hecho de la secretaria y organizando horarios de uno y otro vehículo, se pudo al final realizar todas las visitas previstas y en el tiempo correcto, pero…empecemos por el principio.

Horario previsto para la salida 9 de la mañana y allí estaban como siempre puntuales todos los viajeros para, después de ir ordenando en que autobús tenían que ir, iniciar la ruta con una mañana que prometía y así fue, esplendida.

El primer autobús se iba directamente al Monasterio de Santa María de la Santa Espina donde, a las 10.30 tenían prevista la visita guiada que el Hermano Jesús dirigió, como no podía ser de otra manera y explico de forma sencilla pero amena a los 50 primeros visitantes, los cuales salieron sumamente satisfechos, tanto de las explicaciones como del propio Monasterio y sus múltiples curiosidades.

Mientras el otro autobús se había dirigido a Urueña para aprovechar esa hora y visitar alguna librería, o el museo “Miguel Delibes”, y comprobar como hasta allí, nuestro Ilustre Bañezano, Antonio Colinas tenía su mural dedicado con una poesía.

Además, este grupo tuvo la ocasión de visitar y pasear por la impresionante muralla de la villa y contemplar el espectacular paisaje del valle que desde allí se observa, y así dejar pocas dudas del porque fue nombrado como uno de los pueblos más bonitos de España.

Después de una hora, tocaba el turno de juntarse, y así el grupo de Urueña “cogió el Autobús”, (Nunca mejor dicho pues el vehículo se quedó sin batería y hubo que arrancarlo a empujones entre las risas y el jolgorio de algunos) y a las 12 todos en el Monasterio para iniciar la ruta de 10 Kilómetros que, bajo un sol de justicia, hizo que los caminantes la disfrutaran e incluso alguno se pusiera “moreno”

Ruta que comienza en el Monasterio para acabar en el mismo, ruta circular donde pudimos primero ver el lugar donde los alumnos del Monasterio-Escuela realizan sus estudios agrícolas y hacen sus prácticas. Seguimos caminando por un monte de encinas hasta llegar al pantano y rodearlo, contemplando sus numerosos pantanales y su improvisado puente con un tronco de árbol, por el cual pasaríamos manteniendo a duras penas el equilibrio.

Las ruinas de un molino hidráulico fue otra de las curiosidades que los senderistas pudieron contemplar y, por supuesto, fotos, fotos, y más fotos, cámaras y móviles grababan imágenes para el recuerdo de una ruta en la que el sol acompaño y a veces…hasta demasiado.

Tras la ruta, muy cómoda y sencilla, la comida, de nuevo juntos, pero ahora ya las piernas estaban más cansadas y cada uno eligió el sitio más adecuado para sentarse, comer y estirarlas, aún quedaba toda la tarde.

Y, los papeles se cambiaron, ahora el primer autobús se iba para Urueña y el segundo realizaba, con el “hermano Jesús”, la visita al Monasterio y nuevamente se repetían las preguntas al guía y de nuevo, con una maravillosa facilidad y paciencia, nos iba desgranando los pormenores y la historia del espectacular monumento.

Así, nos despedimos del “bibliotecario” del Monasterio, con la firme decisión de volver otro día, con más tiempo y que nos enseñara también la biblioteca del edificio, a lo que accedió amablemente.

Allí, pudimos contemplar la “espina”, que según la historia procede de la corona de “Jesús” y que se conserva en una urna dentro de la Iglesia y de ahí el nombre de la misma, “Iglesia de la Santa Espina”.

Y, otra vez a Urueña, donde volvimos a juntarnos todos para ya seguir todo el resto de la tarde, primero, con otro ratito por el pueblo, para tomar un café, bien merecido, y luego irnos hacia la Ermita de Nuestra Señora de la Anunciata, edificio único en Castilla y León, ya que sus benefactores fueron de la zona de Los PIrineos y quisieron dejar su sello en esta tierra. Visita guiada que, hacia las delicias de la mayoría, con una “Carmen”, infinitamente paciente y que contesto a todas y cada una de las preguntas que los senderistas le iban haciendo.

Hora prevista, 19:20, y regreso para La Bañeza, cada grupo en su autocar y ya en el lugar de salida, despedirnos con ganas de que pronto llegue la siguiente ruta y sea agradable para todos.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec