León necesita 2.623 M€ en infraestructuras prioritarias de los 4.000 que precisa el noroeste

LabanezaLeon

Las nuevas vías de comunicación, por tren y carretera, son vitales para las aspiraciones de integrar el Corredor Atlántico, el déficit endémico que ha sufrido el noroeste del país durante décadas, su aislamiento crónico, tiene su reflejo más visible en la insuficiente inversión en infraestructuras.

La alianza territorial sellada por sus ocho provincias a través de un lobby empresarial, con León como nudo central entre todos estos territorios, evidencia una larga lista de obras pendientes en vías de comunicación, carreteras y vías de tren, cifradas en cerca de 4.000 millones de euros. El informe Análisis de la inversión en infraestructuras prioritarias en España, elaborado por la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan), revela que el 69%, 2.623 millones, corresponden a León como uno de los ejes principales que vertebran la conexión con el resto de los integrantes del noroeste.

En la lista de las inversiones pendientes de la provincia se incluyen varias compartidas con los vecinos, como el caso de las autovías Ponferrada-Orense o la León-Valladolid o la alta velocidad ferroviaria a Asturias y la Variante de Pajares.

El déficit de inversiones prioritarias, esenciales para el impulso del Corredor Atlántico frente a la buena posición del Mediterráneo en la batalla de ambos ejes por copar el peso del transporte de mercancías en el camino de entrada y salida al resto de la Unión Europea, tiene como protagonista fundamental al AVE. De las ocho provincias del noroeste, únicamente León cuenta con conexión de alta velocidad en la línea hacia Madrid, mientras Galicia y Asturias aguardan aún su enlace con la capital del país. También Zamora dispone de la línea de alta velocidad, pero únicamente puede ser utilizada por trenes Alvia.

Problemas de mantenimiento en los trenes regionales, déficit de inversiones en mejoras de vías de la red convencional y la mala situación de la vía estrecha, común también en estos territorios, agravan la situación. La lucha con uñas y dientes del noroeste para ser incluido en el Corredor Atlántico busca precisamente tener un papel más determinante en el tablero de las logística peninsular en su conexión con Europea, con el objetivo de conseguir un posicionamiento que logre esquivar su aislamiento endémico.

En el caso de León, el informe de Seopan incluye como infraestructuras prioritarias, pendientes de ejecución: la autovía León-Valladolid (los 92 kilómetros del tramo entre Santas Martas y Villanubla); la autovía Ponferrada Orense y las programadas León-La Bañeza, Villablino-Piedrafita de Babia y Toreno-Páramo del Sil. Y en el ámbito ferroviario, contempla la alta velocidad León-Asturias y la Variante de Pajares.

Los altos precios de autopistas esenciales para la vertebración del noroeste, como la del Huerna (León-Asturias) o la AP-9 (autopista del Atlántico, que atraviesa de norte a sur el oeste de Galicia y lleva hasta la frontera con Portugal) también suponen un escollo para la comunicación y un agravio con otros territorios españoles. En Galicia, además, hay varias autovías vitales pendientes como la Lugo-Orense o el fin de la que debe unir Santiago y Lugo.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec