Un arte en fachadas que creó tendencia desde La Bañeza

grafiti la bañeza

La Bañeza fue una de las primeras localidades en ver a los grafitis un filón turístico, por eso, desde hace ya unos cuantos años las fiestas patronales dan cabida al Artaerorap, un festival que reúne a artistas nacionales e internacionales que han ido configurando en las fachadas de toda la ciudad un auténtico museo al aire libre.

En sus muros Ángel Nieto vivirá para siempre o la sequía se combate a golpe de pintura. Los artistas han ido subiendo el nivel cada año, consiguiendo auténticos juegos de color, de sombras, combinando paredes anexas y brindado al espectador un trabajo tan a gran escala que parece imposible no perder la perspectiva.

Educación, respeto y puesta en valor. Tres ejes que dan otra vida a las paredes. Relieves y pinturas que ya forman parte del entorno urbano y rural. En Astorga, las cajilleras, que hacían los papeles de las mantecadas, o la cecina han recibido sus homenajes. También la semana santa que estos días alcanza sus puntos álgidos. La Escuela de Idiomas brinda ese recuerdo a las mujeres que contribuyeron a hacer grande ese producto que ya va grabado en el ADN de la ciudad. Igual que el embutido que asoma tímidamente, para después embaucar, en una bocacalle de la plaza Mayor. Los paparrones fueron los primeros en dar el salto a la pared en la antigua plaza de La Culebra, hoy dedicada a esta fiesta declarada de Interés Turístico Nacional. 

También León y Ponferrada tiran de spray en fachadas, trapas o elementos de la vida urbana. Son por ejemplo los ojos de la Candamia o el mensaje por la igualdad que saluda al visitante en la capital berciana. También Ciñera saca partido a los botes de pintura, y Veguellina que vio en este arte la mejor opción para decorar la plaza donde se celebra el festival de cine Luna de Cortos. Desde el verano Chaplin es protagonista.

Santa María no se queda atrás y una enorme paramesa da la bienvenida desde la carretera general. Su manto y manteo, el fondo negro y las flores de colores. También los pájaros vuelan en la pared y el Páramo rinde tributo a La Cabrera tras el voraz incendio.

La provincia tiene potencial más allá de sus recursos tradicionales. Más allá de la gastronomía o la historia. León y sus pueblos se reinventan. El arte urbano cotiza al alza en el medio rural. Auténticas obras de arte, un museo al aire libre que jalona todo lo que hay bajo el cielo leonés. Ésta puede ser otra alternativa de ocio, otro motivo para hacer una espada. Empezar en León o en Ponferrada con parada en todas esas localidades que desde sus paredes tienen mucho que mostrar. La provincia se abre, se dibuja y quiere más. Más arte, más historias en las fachadas, más spray y más artistas que sigan dejando su firma. Arte que cura. Más murales. Pintura del siglo XXI.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec