Azucarera se reinventa y produce al año más de 400.000 toneladas de piensos, fertilizantes y melaza

El director comercial de Betalia, José Antonio Torres. MARCIANO PÉREZ -

Azucarera ha reinventado el negocio remolachero con el desarrollo de la marca Betalia, nacida ahora hace un año, que engloba tanto productos que ya se comercilizaban desde hace años, como la pulpa de remolacha y el Carbocal, como enmienda mineral para la correción de suelos, rico en carbonato cálcico, fósforo y magnesio, y el desarrollo de otros nuevos.

En su arranque, la marca ha comercializado más de 400.000 toneladas de productos para la ganadería, la agricultura y la industria, según explicó el director de ventas de la firma José Antonio Torres.

Como resultado de aplicar el concepto de economía circular al procesado de la remolacha, la firma española de la Associated British Sugar consigue aprovechar «más de un 20%» de la raíz, que se destina a la comercialización directa o como materia prima para otras industrias, como la farmacéutica —En León, Antibióticos es uno de sus clientes— o los fabricantes de piensos. Sin embargo, el mayor rendimiento que se obtiene de la remolacha no va a significar un incremento de los beneficios para los cultivadores, más allá de disponer de una mayor oferta de productos para sus explotaciones, reconoció.

«La pulpa, la melaza y el Carbocal se utilizan de siempre. Ahora fabricamos también piensos líquidos, pulpa prensada y todos aquellos productos que podemos obtener de la remolacha y que el mercado demanda, como los fructooligosacáridos, que se suministran a los animales de primeras edades, y los alimentos de las abejas», apuntó Torres, que explicó que es el departamento de investigación y desarrollo de la fábrica de Toro (Zamora) el encargado de desarrollar los nuevos productos de la marca. Una vez obtenidos, éstos se producen en las tres fábricas de la zona norte y de la factoría de Jerez.

De esta manera se aporta un valor añadido a subproductos industriales, no como respuesta a la liberalización del sector, que ha afrontado este año su primera campaña sin cuotas, ni por una política de la matriz del Reino Unido —«Betalia es una idea de Azucarera que se desarrolla en exclusiva en España»—, sino como resultado de aplicar «la economía circular, que cierra el ciclo de la producción agrícola, de manera que devolvemos al campo lo que es del campo en forma de piensos y abonos».

Betalia trabaja «de la mano de los clientes», con productos «que se adaptan a sus necesidades y mejoran la rentabilidad de sus empresas». En esta filosofía de devolver al campo su fruto transformado, Betalia investiga ahora «la mejora en la producción de remolacha, mediante el uso de fertilizantes orgánicos».

Torres sostiene que la oferta de Betalia en alimentación animal se diferencia de otros productos disponibles en el mercado en que «pueden ayudar a abaratar los costes de alimentación del ganado, de manera que la explotación gana en rentabilidad», además de reducir el consumo de antibióticos en animales que consuman algunos de los preparados que oferta Betalia.

Suministro y empleo

El director comercial de Betalia aseguró que los primeros clientes de la marca han quedado satisfechos tanto por la calidad de los productos —más numerosos en alimetación animal y fertilizantes— y señaló que la empresa «garantiza su suministro todo el año, en cualquier cantidad que se solicite, y no sólo durante la campaña» remolachera.

Esta línea de productos ha supuesto la creación de nueve puestos de trabajo en el departamento comercial de la marca, además de los empleos precisos «en cada fábrica» para la producción.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec