Carmen Calvo aseguró al secretario del Estado Vaticano que los delitos de pederastia no prescribirán nunca

Carmen Calvo ministra en el vaticano

Los curas pederastas no se librarán de sentarse en el banquillo y ser condenados con la reforma que planea el Gobierno de Pedro Sánchez. Lo ha anunciado en el Vaticano la vicepresidenta Carmen Calvo. En su reunión con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, le comunicó que el Gobierno modificará el Código Penal para que los delitos de abusos sexuales a menores sean "imprescriptibles".

Es una de las reivindicaciones de las víctimas de curas pederastas. Una petición que ha hecho suya Javier, víctima de los abusos sexuales del cura Ramos Gordón cuando era niño y estudiaba en el seminario de La Bañeza. El sacerdote José Manuel Ramos Gordón, condenado a diez años de reclusión en un monasterio a causa de los abusos sexuales cometidos contra un alumno del colegio Juan XXIII, seguía hasta hace pocos días en Astorga, viviendo en la residencia de sacerdotes de la Diócesis. El propio Ramos Gordón reveló a Diario de León —durante una conversación telefónica— que la razón de que continuara en la capital maragata está en el recurso que ha interpuesto contra la sentencia. Además, ofició como sacerdote en al menos tres misas: dos en Tábara y otra en Veguellina de Órbigo durante el año de su primera condena.

El cambio legal que planea el Gobierno sobre la prescripción de estos delitos se llevaría a cabo a través de la Ley de Violencia contra la Infancia, como ya estaba previsto,y  "no está cerrado todavía".

En un borrador de esta Ley de Violencia contra la Infancia, elaborado por expertos y ONGs, que ya venían trabajando desde hace más de un año con el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy, se proponía que el plazo de prescripción del delito de abuso sexual a un menor -que puede oscilar entre cinco y 15 años, dependiendo de la gravedad del mismo- no comience a contar hasta que la víctima cumpla 50 años. Actualmente, se cuenta a partir de los 18 años.

Al llegar al Gobierno, el Ejecutivo de Pedro Sánchez retomo estos trabajos para llevar a término en esta legislatura la Ley de Violencia contra la Infancia. Fuentes conocedoras del borrador que trabajan en este momento los ministerios de Justicia y Sanidad, señalan que sobre la mesa se ha barajado la posibilidad de que estos delitos prescriban a partir de que la víctima cumpla 30 años frente a los 50 propuestos por las ONG.

No es exactamente lo mismo que se recoge en el comunicado difundido por Vicepresidencia hoy tras la reunión en el Vaticano, en el que se habla de delitos "imprescriptibles". La vicepresidenta no ha precisado qué opción se recogerá al final en la Ley de Infancia pero ha puntualizado que la voluntad del Gobierno para reformar la prescripción de delitos sexuales contra menores ya había sido anunciada recientemente por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras su reunión con el pianista inglés y víctima de abusos en la infancia James Rhodes.

Fuentes conocedoras de los trabajos del Gobierno señalan que al hablar de "imprescriptible" Calvo podría haber querido referirse a que elevar la edad a partir de la cual comienza a contar la prescripción del delito -los 30 o los 50 años- permitiría en la práctica que ninguno de estos delitos quedase impune, ya que hacerlos completamente imprescriptibles podría contravenir el principio de reinserción contemplado en el derecho penal.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec