Las nuevas tecnologías no llegan a todos los rincones de la provincia

Resultado de imagen de tecnologia en el mundo rural

El acceso a las nuevas tecnologías continúa sonando hoy en gran parte de la provincia a una de esas películas de ciencia ficción de finales del siglo XX que prometían pantallas interactivas, realidades virtuales y acceso ilimitado al mundo digital.

Y es que mientras en los grandes núcleos de población la Televisión Digital Terrestre e Internet se antojan casi ya como artículos pretéritos que envejecen a más de 100 megas de velocidad, lo cierto es que en gran parte de las zonas rurales leonesas aún no saben lo que es poder conectarse a la Red. Y todo ello pese a los esfuerzos y continuas quejas de ciudadanos y ayuntamientos.

En un nuevo intento por paliar esas deficiencias, la Diputación ha puesto en marcha un proyecto piloto que permitirá acceder a nuevas tecnologías a los habitantes de las zonas de la montaña de Valdelugueros, Los Oteros y El Bierzo. El máximo órgano provincial ha invertido 50.000 euros para probar tres sistemas diferentes que garanticen la conexión a Internet y la TDT. «Buscamos la mayor efectividad», remarca el vicepresidente primero, Francisco Castañón, quien avanza que «aún están comenzando las pruebas» y que «es pronto» para conocer los resultados. Si los plazos se cumplen, será a lo largo de 2018 cuando anuncien cuál de las tres tecnologías se implanta. «Dependerá de las necesidades de cada área, porque puede que un sistema vaya bien en un sitio pero no en otro», puntualiza.

Aunque se desconoce qué tipo de técnicas utiliza cada sistema, sí ha trascendido que uno de ellos utilizará satélites y otro Wimax, una tecnología que permite disponer de Internet en lugares donde no llega el ADSL ni la fibra óptica. Estos operadores disponen de unas antenas —conectadas a Internet— que emiten sus señales a más de 30 kilómetros de distancia. Se trata de una tecnología parecida al Wifi, pero de mucho mayor alcance, señalan algunos expertos. Sea como fuere, en los planes de la Diputación está el ayudar a que el mundo rural tenga acceso a Internet —en toda la provincia— rompiendo las barreras que les separan de la capital y otras grandes localidades que sí disfrutan de esta tecnología desde hace años.

Y lo mismo ocurre con la conocida como Televisión Digital Terrestre, que hace ya años dio por casi extinguida la era analógica en gran parte del país. Pero se calcula que al menos un 2% de la población aún no está cubierta legalmente porque habitan en una de las denominadas zonas de sombra, o lo que es lo mismo, no reciben correctamente la señal de televisión y deben recurrir a medios alternativos.

Un caso extremo

En algunas zonas —como en el municipio de Santa Colomba de Curueño— el problema es aún mayor porque ni tienen Internet, ni TDT y desde hace meses tampoco pueden ver la televisión analógica. En su caso, a la falta de inversión pública, se une la instalación de 4G el pasado mes de abril. Como ya adelantó este periódico, «el problema surge porque ambas señales coinciden en la banda de 800 MHZ y la de telefonía crea interferencias», aclara la alcaldesa, Avelina Martínez. Pero lo que comenzó con pequeños cortes diarios en algunos canales ha terminado en un continuo fundido a gris o a negro que afecta ya a cerca de 2.000 habitantes.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec