La CHD pretende regular y controlar la situación de los pozos

pozoGuardiaCivil

Tras lo sucedido con el pequeño Julen, en el trágico accidente de Málaga tras caer por un pozo se han activado todas las alertas para controlar este tipo de prospecciones y garantizar que cumplen con la actual normativa de seguridad.

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha puesto el foco sobre este tipo de infraestructuras para realizar un minucioso informe que determine el estado de todos los pozos y las prospecciones repartidas por todo el ámbito territorial de la cuenca. El objetivo, actualizar su base de datos y comprobar su estado actual para ver si cumplen con la normativa vigente y evitar así desgraciados accidentes como el tristemente ocurrido en Málaga.

Además, dos municipios de la provincia han publicando bandos en los que recuerdan a sus ciudadanos la obligación de sellar o vallar estanques, pozos y norias. Es el caso de San Andrés del Rabanedo y de Soto y Amío que instan a los propietarios de pozos en desuso ubicados en fincas a que procedan a su sellado para garantizar la seguridad, especialmente en el caso de terrenos no protegidos y de fácil acceso.

La concejala de Urbanismo de San Andrés, Tamara Velilla, firmó recientemente varios requerimientos en los que, en virtud de la normativa vigente, insta a los propietarios de fincas sin vallar que albergan este tipo de captaciones abiertas a que procedan "de manera urgente" a su sellado para evitar que el estado que presentan pueda generar un riesgo para las personas.

En las últimas semanas, el Ayuntamiento ha recibido avisos formales de vecinos informando sobre la ubicación de pozos sin proteger que pueden suponer un peligro para quienes transitan por las zonas más rurales de San Andrés, teniendo en cuenta las características propias del entorno del municipio.

En este sentido, recuerdan que la manera más efectiva de trasladar esta y otras cuestiones es seguir los canales oficiales de comunicación, como el número de Atención al Ciudadano 010 o de manera directa a la Policía Local, que en las últimas semanas ya ha elaborado varios informes al respecto.

En el caso de Soto y Amío, el Ayuntamiento anuncia que procederá a la realización de expedientes sancionadores a todos aquellos vecinos que no cumplan con la obligación de aplicar las medidas de seguridad exigidas.

De hecho, la alcaldesa del municipio, Ana Arias, recordó que "ahora todos hemos tomado más conciencia con el siniestro del pequeño Julen y se había dejado pasar por alto, el tapar los pozos que existen en el municipio, que son muchos". La regidora anunció que "si en quince días no se tapan los pozos, el Ayuntamiento lo hará, en todos los que se encuentren", pero aclaró que "si son particulares, el responsable si ocurre una desgracia será el propietario del pozo, que a parte del remordimiento de conciencia, podría suponerle su ruina económica".

La legislación es clara: antes de excavar un pozo, hay que pedir un permiso. Así lo establece la ley de aguas, donde se señala que hace falta autorización de la confederación hidrográfica correspondiente.

Además, en algunas comunidades autónomas, como Castilla y León, es obligatorio elaborar un proyecto.

Por otra parte, el pozo, independientemente de que se encuentre agua o no, es obligatorio sellarlo.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec