Un plan para luchar contra la pobreza energética

Pobreza energetica

Cruz Roja y la Fundación Naturgy firman un convenio de colaboración que durará hasta el 2020 para que el voluntariado energético de la empresa de electricidad asesore a las familias leonesas en riesgo de vulnerabilidad social y combatir la pobreza energética. 

El programa se llama Comprometidos con las personas y el medio ambiente y pretende fomentar la corresponsabilidad sobre el cambio climático y la pobreza energética. En el programa están involucrados 13 voluntarios que este año llegarán a 230 hogares de León, sobre todo del medio rural y habitadas por personas mayores.

El programa de voluntariado energético de la Fundación Naturgy y Cruz Roja se ha llevado a cabo hasta ahora en León, Pobradura de Pelayo García, La Bañeza, Bembibre, Sahagún, Villafranca del Bierzo y Astorga con la participación de 13 voluntarios. El programa comenzó en 2018 y se han atendido ya a 249 familias de Castilla y León —102 en León—, que recibieron la capacitación con la entrega de un kit de ahorro energético para la adecuación del consumo de suministros de sus viviendas, entre otras acciones. El objetivo es aprovechar el conocimiento de los empleados para ayudar a las personas vulnerables con iniciativas de asesoramiento integral de las familias vulnerables y a los trabajadores sociales.

Los voluntarios ayudan a los usuarios a interpretar la información contenida en una factura, los aspectos a vigilar en nuestros contratos, las posibilidades de acceder al bono social, repasar hábitos de ahorro y eficiencia energética, talleres de análisis de las facturas y visitas al domicilio. "En estas visitas revisamos el estado de los aparatos que consumen energía", explica José Manuel Toral Domínguez, voluntario del programa. "También revisamos la correcta utilización de los aparatos, el estado de puertas y ventanas, la colocación de elementos de aislamientos y el uso de los equipos más apropiados para iluminar las estancias. En todo momento recibimos el cariño y el agradecimiento de las personas con las que tratamos".

"Queremos ser parte de la solución de la vulnerabilidad energética, colaborando con las entidades, administraciones y organizaciones sociales", afirma Martí Solà, director general de la Fundación Naturgy.

"En León nos hemos centrado en personas mayores puesto que es un colectivo vulnerable a la hora de hacer frente al gasto generado por las facturas, ya que cuentan, por lo general, con bajas pensiones y carecen de pautas de ahorro energético y desconocimiento sobre el bono social y térmico y el acceso a los mismos", asegura la directora de Intervención Social de Cruz Roja de León, Araceli Prieto Castañón.

Castañón explica que, al margen de este programa, Cruz Roja Española en León llevaba a cabo dos proyectos de atención a personas en situación de extrema vulnerabilidad: atención urgente a las necesidades básicas y prevención a la exclusión residencial, en los que además de entregas de bienes o pagos de recibos ofrecemos talleres formativos a las personas participantes. Con estos programas se han realizado 12 talleres de ahorro doméstico (ahorro factura de luz y gas, bono social, alquiler,..) en los que han participado 183 personas y se ha informado durante las citas de valoración a todos los participantes (765 usuarios y usuarias as) del proyecto acerca del bono social, tanto de los cambios producidos por el Real Decreto 897/2017 de 6 de octubre de 2017 y su posterior modificación del Real Decreto-ley 15/2018 de 5 de octubre de 2018, incidiendo en la importancia de solicitarlo y renovarlo en los caso que ya lo tuvieran. Cruz Roja también informa acerca de las ayudas de la Junta de Castilla y León destinadas al pago de alquiler.

"Hemos realizado 138 entregas económicas destinadas al pago de facturas de luz a 119 familias. Y se han hecho 20 entregas económicas destinadas al pago de facturas de gas y gasoil a 20 familias por un valor total de 10.524,54 euros y se han entregado 154 kits de ahorro doméstico", asegura Prieto Castañón.

El desarrollo del programa Comprometidos con las personas y el medio ambiente supone adquirir un compromiso de adhesión que implica dar cumplimiento a acciones como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), contribuyendo al compromiso de acción por el clima y el cumpli miento de los objetivos de desarrollo sostenible; compensar las emisiones de CO2 para asegurar una entidad sostenible y responsable ambientalmente; dedicar el ahorro producido por la reducción de consumos a proyectos de lucha contra la pobreza energética; y fomentar la colaboración entre empresas y Cruz Roja para paliar la pobreza energética.

¿Qué es pobreza energética?

La pobreza energética es la incapacidad que tiene un hogar de satisfacer una cantidad mínima de servicios de la energía para sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en condiciones de climatización adecuadas para la salud. Los datos de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) cifran en 4,6 millones de personas, el 10% de los hogares, los que son incapaces de mantener su vivienda a una temperatura adecuada en invierno, según un estudio presentado en abril del año 2018.

"Hoy en día la pobreza energética viene generada, principalmente, por la conjugación de tres factores que afectan especialmente a los colectivos más vulnerables y que son; el elevado coste de la factura eléctrica, los bajos ingresos de los hogares y la baja ineficiencia energética de las viviendas", aseguran desde Cruz Roja. "Por tanto, la ineficiencia energética de los hogares, combinado en muchas ocasiones con el desconocimiento de las familias acerca de las medidas de ahorro energético; son aspectos clave en la lucha contra la pobreza energética".

Cruz Roja dirigió el proyecto a personas mayores, especialmente aquellas que viven en el medio rural, "puesto que las características de las viviendas y el entorno, por lo general, favorecen que el gasto energético sea mayor".

El programa ya ha atendido a 249 familias de Castilla y León, de las que 32 recibieron asistencia presencial en sus hogares por parte de un voluntario de Naturgy y otro de Cruz Roja. Para el resto se han realizado 16 talleres de formación en materia de hábitos de consumo y eficiencia en el hogar.

El trabajo de los voluntarios está apoyado por la Escuela de Energía de la Fundación Naturgy, que es quien da formación tanto a los de la empresa como a los de Cruz Roja.

La Escuela de la Energía de Naturgy va mucho más allá del programa de voluntariado energético y trabaja conjuntamente con los ayuntamientos y entidades del tercer sector para formar a familias y a los empleados de los servicios sociales que las atienden habitualmente. Desde que se puso en marcha a mediados de 2017 ha formado en Castilla y León a más de 2.00 personas, en 165 sesiones, llevadas a cabo en 26 municipios: Astorga, Sabero, Adrada de Haza, Ávila, La Bañeza, Bárcena de Campos, Benavente, Burgos, Cabañas Raras, Castrillo de Villavega, Estépar, León, Medina del Campo, Miranda de Ebro, Palencia, Pancorbo, Ponferrada, Salamanca, San Andrés del Rabanedo, Segovia, Soria, Toreno, Valladolid, Villablino, Villaquilambre y Zamora.

En España ha formado a más de 11.000 personas.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec