Rodríguez mantiene el modelo laboral en su nuevo matadero

Aspecto que muestran en la actualidad las nuevas instalaciones de Rodríguez. JESÚS -

UGT critica el «uso y abuso» de trabajadores autónomos por parte del grupo cárnico.

 

La reincorporación de trabajadores a las nuevas instalaciones fabriles de Embutidos Rodríguez ha comenzado esta semana sin que la empresa cárnica de Soto de la Vega haya decidido variar su política de empleo con respecto a la que mantenía antes del incendio del 21 de mayo de 2016, de manera que los trabajadores autónomos —socios de la cooperativa Servicarne— continuarán siendo mayoría entre los trabajadores del grupo de Soto de la Vega, hecho que ha levantado las críticas de la UGT, que lamenta que Rodríguez «se aprovecha de la falta de tejido industrial de la comarca» para no mejorar la calidad del empleo.

Los obreros aún no se han marchado y la incorporación de los trabajadores cooperativistas será gradual, si bien el objetivo es que en septiembre haya terminado el proceso. Según los trabajadores, Servicarne respetará la antigüedad de los socios y la prioridad en el regreso de los que se encuentran en situación de excedencia para la vuelta, que, sin embargo, deberán aceptar el nuevo puesto de trabajo que se les asigne, con independencia del que desarrollaran antes del siniestro.

El lunes comenzaron las pruebas de la nueva maquinaria instalada en las nuevas salas de matanza y despiece, con el sacrificio de alrededor de un centenar de cerdos, cifra que se mantuvo en días posteriores.

Si bien los cooperativistas se felicitan por la vuelta a la actividad después de catorce meses, los sindicatos manifiestan su malestar al no ampliarse el número de trabajadores por cuenta ajena del grupo. El secretario de Política Sindical, Industria y Empleo de UGT, Raúl Santa Eufemia, explicó a este periódico, que el grupo empresarial manifestó a su central y a CC OO la imposibilidad de variar el modelo laboral en estos momentos, «pero no nos olvidamos de los cooperativistas y estamos realizando propuestas para la introducción de cambios en la normativa autonómica sobre cooperativas». Santa Eufemia reconoció sin embargo que la normativa estatal permite mantener el sistema cooperativista, pese a que en situaciones como la que ha vivido Rodríguez, «deja a los trabajadores desprotegidos».

Por el momento, los sindicatos esperan la resolución de un expediente del Gobierno catalán abierto a Servicarne, motivado «por el uso y abuso» de los autónomos en la industria cárnica, para tratar de resolver el problema en otras comunidades autónomas. De momento, «Rodríguez insisten en que la cooperativa Servicarne no está encausada y su actividad es completamente legal» para aferrarse a su modelo.

«Entendemos que la comarca de La Bañeza necesita una empresa como Embutidos Rodríguez y respetamos este sentir de la sociedad, pero no compartimos una estrategia empresarial que no respeta los derechos de los trabajadores», más cuando su potencial le permite «exportar al mercado asiático». Santa Eufemia criticó que en el seno de la Fundación Cauce «no se ha permitido a los sindicatos intervenir en el reparto de las ayudas».

UGT recordó que la Junta de Castilla y León aportó la tercera parte de los fondos de ayuda a los autónomos.

Logo1Baner

© 2017 LaBaneza.net. Todos los derechos reservados. Diseñado por ULTec